0

Dichas auditorías se realizarán mediante revisiones de gabinete, revisiones electrónicas o visitas domiciliarias. 


En función de las metas de recaudación que se ha planteado el gobierno federal para  el próximo año, los contribuyentes pueden esperar un mayor número de auditorías y  un recrudecimiento de la fiscalización en general, por lo que deben estar preparados. 

Así lo señaló el abogado fiscalista Jorge Alberto Pickett Corona, quien indicó que aun  cuando no se pretende aumentar impuestos para el próximo año, el gobierno federal  busca incrementar la recaudación en un 10%, lo que significa miles de millones de  pesos. 

“Esta consigna se traduce en que se van a practicar muchas más auditorías, sobre  todo a quienes compren o vendan facturas, ahí se enfocarán la mayoría de los  esfuerzos que realizará el SAT (Servicio de Administración Tributaria)”, advirtió. 

En ese tenor, Pickett Corona explicó que dichas auditorías se realizarán mediante  revisiones de gabinete, revisiones electrónicas o visitas domiciliarias. 

“Algo que no te dice el SAT es que, si un contribuyente es auditado, tiene la posibilidad  de defenderse a través del recurso de revocación, la demanda de nulidad y, en su  caso, el amparo”, precisó. 

Y es que la consecuencia de comprar una factura apócrifa dijo, es la no deducibilidad,  el no acreditamiento y hasta la cárcel, lo cual se puede detectar con el esquema del  artículo 69-B del Código Fiscal de la Federación, para identificar qué facturas no son  reales. 

“La compra de facturas es el tema que más se ha escuchado y el que más ha  mencionado el SAT, ya que lo usual es que se utilicen empresas fantasmas, sin  trabajadores, sin infraestructura, para vender una factura donde el contribuyente hace  el gasto y luego se lo regresan en efectivo, no paga el IVA, entonces el SAT verifica  que se trata de una operación simulada, la cual es rechazada”, detalló. 

Esto puede conllevar años de prisión, reiteró el abogado fiscalista, por lo que es  importante que los contribuyentes pongan atención a este tema, ya que la fiscalización  se va a recrudecer todavía más para el 2023.

Movilidad y planeación urbana, los desafíos venideros que enfrenta Tijuana

Previous article

Somos únicos e irrepetibles y todos tenemos un propósito en la vida

Next article

You may also like