0

Para nuestro bien, y a diferencia del centro del país, donde el año entrante habrá una verdadera guerra político electoral por las gubernaturas de Coahuila y el Estado de México como preludio de la batalla estelar el 2024 por la presidencia, en Baja California no estaremos sujetos a los vaivenes de las campañas electorales.

Por: Ernesto Porras

Para nuestro bien, y a diferencia del centro del país, donde el año entrante habrá una verdadera guerra político electoral por las gubernaturas de Coahuila y el Estado de México como preludio de la batalla estelar el 2024 por la presidencia, en Baja California no estaremos sujetos a los vaivenes de las campañas electorales.

Gane quien gane, aquí seguirá el gobierno actual, adquiriendo continuidad y certidumbre a los planes y políticas de seguridad, economía y desarrollo social del Estado.

Sin embargo, a pesar de que estamos lejos del centro del país, lo que ocurra allá en 2023 y sobre todo en la madre de las batallas que se avecina en la elección presidencial 2024, repercutirá en varios aspectos.

Para entender el comportamiento del presidente, a partir de ya, es necesario adoptar la óptica de que todo lo que haga, así sea en dirección contraria a lo razonable, al sentido común, será bajo la estrategia de conseguir el voto, a como dé lugar, de la ciudadanía.

Acciones como poner en entredicho el continuar con el T-MEC, llenar el zócalo el 15 de septiembre, utilizar los programas del bienestar para comprar

votos, con la provocación de la polarización del país, etc. en nada abonan a la prosperidad del país.

La Federación usará todo el poder presidencial y las instituciones que domina para, a pesar del mal gobierno, lograr el voto a su favor, a como dé lugar y así, además de canalizar dinero a programas asistencialistas en busca de voto, usar el peso de las instituciones judiciales y de seguridad para perseguir e intimidar a los posibles candidatos opositores.

En suma, lo que viene en 2023 y 2024 en centro y sur del país es una “guerra a muerte” por el poder, y el Gobierno Federal actual ya está operando en el sentido de ganar.

Y si bien, todo ello no afectará directamente a BC, algunas acciones como una política “anti gringa”, falta de envío de los recursos que nos tocan, así como ausencia de atención en programas de seguridad, sí lo pudiera hacer.

Sin embargo, nuestro Estado está muy bien posicionado y además de tener un clima tranquilo electoral, se abrirán muchas oportunidades de inversión.

No tener elecciones en 2023 será una bendición para Baja California, que cada día le conviene ser más independiente del centro y sur del país.

Grupo TERSA, 40 años de crecer de la mano con Baja California y ser una empresa de excelencia

Previous article

Visita provocadora de Pelosi

Next article

You may also like