0

Kareen Ochoa está convertida en una de las directoras generales más jóvenes y exitosas en Baja California, desterrando, con ello, los estereotipos que se generan en el sector empresarial para las mujeres.

Tiene apenas 32 años y ya es la encargada de liderar Comercializadora de Alimentos Ochoa, un negocio dedicado a la elaboración y venta de productos lácteos que se originó desde 1960.

En su hablar y sus movimientos refleja  seguridad, la misma que encamina a objetivos certeros y agudos.

Ella es Kareen Joally Ochoa Leal, la parte frontal que atesora una tradición familiar originada en la región serrana de San Juan de la Montaña, Jalisco, desterrando con ello los estereotipos que se generan en el sector empresarial para las mujeres.

Y así, a través de tres generaciones, es como Kareen figura como una de las directoras generales más jóvenes y exitosas en Baja California, cargo que ha sabido llevar con una gran solvencia, siempre abrazando aquella máxima de Franklin D Roosevelt, quien señalaba que “todo gran poder conlleva una gran responsabilidad”.

La fuerza de una compañía de tres generaciones.

“Desde muy niña me interesó el ámbito empresarial y sobre todo la Industria láctea y de alimentos, creo que es un negocio muy noble y primordial”, señaló la joven empresaria en su plática con CAMPESTRE.

“La industria empresarial se ha transformado a través de nosotros los jóvenes, sin embargo, no hay que dejar de lado la experiencia de quienes ya llevan camino recorrido”, añadiendo que es importante saber escuchar consejos, ya que esa combinación funciona y se demuestra rebasando las expectativas del mercado, lo que permite innovar, crear tendencias que trascenderán sobre próximas generaciones y romper paradigmas.

LOS RETOS  

En un mundo laboral donde las mujeres bajacalifornianas y su inteligencia han llegado para mostrar su liderazgo y el camino a seguir, Kareen ha hecho uso de una gran capacidad para afrontar una serie de circunstancias acordes a una empresa en constante crecimiento como lo es Comercializadora de Alimentos Ochoa, teniendo como finalidad poner a disposición de sus clientes productos de excelencia y accesibles para cualquier tipo de mercado.

Al respecto, y valiéndose de las directrices señaladas, Karen y sus hermanos han impulsado una serie de alianzas estratégicas con diversas marcas y empresarios de la región, así como de Estados Unidos, para atraer inversión, generar empleo y riqueza a Baja California.

Y ahí es cuando el panorama se vuelve más que fértil, ya que al hablar de la compañía que dirige, Kareen se muestra con un gran temple, sin atisbo de nervios o titubeos, sin la presión de que detrás de su figura se concentran seis décadas de historia, tal vez sabedora de que la unión familiar le da el ritmo para seguir constituyéndose como una empresa modelo en el mercado .

“Ha sido un reto institucionalizar la empresa, pero me gusta la combinación de la profesionalización con la esencia de un negocio familiar, en donde sigue la sensibilidad en la toma de decisiones, supervisión de uno a uno y  la implementación tecnológica de sistemas administrativos; así logramos dar pasos oportunos, palpar de cerca las necesidades y oportunidades para lograr llegar a la visión futura de la empresa, que es vender nuestro servicio de transformación de producto, marcas privadas, así como posicionar nuestra marca BLUDEN en todo el mundo, que son  hechos 100 por ciento con leche de California”.

EL PANORAMA  

En su charla con CAMPESTRE, Kareen también resaltó que la evolución de Comercializadora de Alimentos Ochoa  los ha llevado a tener un Centro de Distribución (CEDI) en San Diego, donde ya comienzan a posicionarse en un mercado referente para empresas transnacionales.

Una de las metas que se propone, es imponer estándares altos y amplios de primer mundo. “Siento que en este momento mi familia, la empresa, y yo, tenemos la oportunidad y la responsabilidad con nuestros talentos de abrir ese camino y fortalecerlo con hechos”.

“Manejamos productos de food service llegando a productoras de quesos y derivados lácteos, comedores industriales, pizzerías, panaderías  y restaurantes, así como también manejamos productos de retail en supermercados, cadenas nacionales, tiendas de conveniencia, lo cual nos permite estar presentes en casa del consumidor como también fuera; siempre viviendo la experiencia de recibir la calidad, consistencia y servicio de nuestros productos a quien nos confían sus marcas para abastecerse de manera continua”.

Y así, es tan sólo una parte del gran proceso de una compañía que durante 62 años se ha dedicado a realizar su trabajo con pasión, y que hoy tiene en Kareen a la persona indicada para llevar a cuestas el nombre y la excelencia de tres generaciones en el negocio.

“Nuestros padres siempre han creído en cada uno de nosotros, sus hijos; siempre nos dieron la oportunidad de participar y desenvolvernos. ¡Pero no crean que nos la pusieron fácil! (sonríe), han hecho muy buena mancuerna, han sabido tomar, en su momento, el papel de policía bueno y policía malo. Han sido nuestra mejor audiencia y guía”.

Y  Kareen se despide hablando sobre la actual camada de empresarios en el Estado “Creo que esta generación puede fomentar el nuevo ritmo de trabajo en México y de negocio para todos. Estamos interesados y entretenidos, no sólo en leer o admirar, sino en hacer, arriesgar y emprender. En Tijuana, Baja California, somos mexicanos y ciudadanos del mundo”.

La mujer triunfadora y las tareas pendientes

Previous article

México suma ocho semanas consecutivas de epidemia a la baja: Gobierno Federal

Next article

You may also like

More in Destacado