0

El olvido que me diste, de Guillermo Arreola es una retrospectiva de al menos 15 años de labor artística, pero es también un recuento de trazos adultos e infantiles y trozos materiales que el arte de este pintor ha generado, la muestra inaugurada este  25 de julio se exhibe en la Sala 2 de El Cubo del Centro Cultural Tijuana.

“Arreola es un pintor que busca la pintura y va al encuentro de ella, lo que se nota en todo su trabajo, hay audios y audiovisuales, y no sólo vamos a ver pintura en formatos convencionales sino en formatos distintos, como extensión de sus propias inquietudes”, adelantó el maestro Arturo López Rodríguez, responsable de la curaduría.

Materiales no tradicionales que Arreola usa a modo de lienzo destacan en la obra seleccionada, radiografías y discos en acetato, contienen los trazos de su pintura, y la poesía escrita o en audio aparecen en los rincones de la sala completando, acompañando, dando cauce a un concepto íntimo y personal en que los materiales desechables son vehículos del arte.

El olvido que me diste  (3)

“La vida de todos habrá de ir hacia la postergación, una demora demasiado larga, pero sin tachaduras, nos han exigido, sin correcciones, aunque por otra parte se han olvidado de decirnos cómo, y se comprende pues ¿alguien sabe a dónde se podría avanzar cuando no hay línea en el horizonte?”, dijo como forma de alusión a la exposición el propio autor.

“De la obra plástica de Arreola que nos convoca esta noche, ha dicho Avelina Lésper ‘un libro de artista es un lienzo más, un soporte que sufre sobre sus páginas  la obsesión del creador por aportar una nueva realidad a los establecido’”, citó el director del CECUT, Pedro Ochoa Palacio, para presentar al público El olvido que me diste.

El carácter multidisciplinario de Arreola invade la Sala 2 de El Cubo, donde se escucha la poesía que reflexiona sin inducir a interpretaciones sino prolonga plácidamente la contemplación de las más de 70 piezas ahí expuestas. “En el suelo hay un cuadro lo vemos pero no entendemos que contiene, manchas quizá no hay figura, lo figurativo es solo un recuerdo burdo de lo  inacabado del porvenir”.

“Algunas obras son la búsqueda constante de no quedarte con un sólo formato y el resultado es este, impredecible, bueno o malo, ya lo dirá la misma pieza”, señala Guillermo Arreola. “Busco recuperar ciertos materiales que han dejado de circular, como la radiografías que hablan de enfermedad y tiene mucho que ver con el poema que las acompaña”, confiesa el expositor.

En la pared se puede leer a Pura López Colomé que interpela al visitante con su poesía Piel de zapa: “¿De veras necesitas cambiar de piel? Te preguntaron, en aquella sala de espera. ¿O solo verte al revés, (diagnosis, prognosis, gnosis) al otro lado de los poros, la aridez intencional”.

 

Para conocer sobre todas las actividades que ofrece el Centro Cultural Tijuana se puede  consultar el portal Guillermo Arreola El olvido que me diste  (2)www.cecut.gob.mx.

Polanski de nuevo a escena en Suiza

Previous article

Cecut abre espacios de convivencia en Programa Cultura para la armonía

Next article

You may also like

More in Cultura