0

Siempre bienvenida para combatir el mal aliento, la menta es una hierba de gran aroma y frescura que otorga valiosas propiedades nutritivas que contribuyen a beneficiar al organismo.

Perteneciente a la familia de las lamiáceas, éste es un género de plantas muy utilizadas con fines medicinales, las cuales son perfectas como hierba aromática para acompañar y decorar algunos platillos culinarios.

Tiene numerosas propiedades curativas: facilita la digestión, mejora la asimilación de los alimentos, elimina gases y flatulencias, alivia la acidez estomacal, así como náuseas y vómitos.

Es antiinflamatoria y despeja las vías respiratorias, por lo tanto es un arma eficaz para tratar varios trastornos respiratorios como bronquitis, asma, resfriados y gripes.

También es analgésica y reduce el dolor en la piel gracias a su efecto refrescante que estimula la circulación sanguínea en el área afectada. Por ello muchos miorrelajantes o geles musculares contienen su esencia.

Es antiespasmódica y ofrece una acción relajante a nivel del sistema nervioso central, es conocido que combate el mal aliento y la halitosis y es un poderoso agente antibacterial e insecticida.

Aporta buena cantidad de micronutrientes, como potasio, calcio, ácido fólico y vitamina A, además de otros componentes como taninos, betacarotenos, flavonoides, fibra, vitaminas y minerales.

Su acción antioxidante ayuda a la renovación celular y retarda el envejecimiento.

La menta puede usarse como ingrediente en una salsa, como parte de un relleno o pastel, para decorar y dar color a postres u otras preparaciones dulces o saladas, o bien, como infusión o té.

En este último uso, tiene aún más concentrado el poder curativo en los casos de congestionamiento de vías respiratorias y digestión. Incluso en situaciones de colitis y gastritis es una buena opción para aliviar las molestias.

Es un aroma clásico en chicles, caramelos y jarabes, y es utilizada en la aromaterapia. Muchos la usan sólo como decoración de platillos y no necesariamente la consumen, además de que las hojas pueden ser frescas, congeladas o secas.

De cualquier manera, las hojas pueden usarse para aromatizar vinagres y aceites. Las frescas especialmente añaden sabor a platos de patatas y sopas.

Su destilación produce un aceite rico en mentol, sustancia de gran valor comercial que es ampliamente utilizada en la producción de lociones para afeitar, productos bucales, perfumes, entre otros.

Cuando se cultiva comercialmente en parcelas, las hojas se recolectan dos veces al año y para la recolección se corta lo más cerca posible del suelo, separando en el día el follaje y los tallos.

Aroma y sabor

El uso de la menta es muy popular desde la cocina, hasta productos comerciales de higiene bucal y para afeitar, entre otros muchos.

Aporte de ración de 100 gramos:

Energía:

67 kilocalorías

Proteína:

3,75 gramos

Hidratos de carbono:

6,89 gramos

Fibra:

8,00 gramos

Grasa total:

0,94 gramos

Potasio:

569 microgramos

Calcio:

243 microgramos

Magnesio:

80 microgramos

Vitamina A:

212 microgramos

Ácido fólico:

14 microgramos

Información: Patricia Rodríguez Calderón, responsable de la Clínica de Nutrición y Orientación Alimentaria de la Facultad de Salud Publica y Nutrición de la UANL.

Alimentarse bien es más valioso que las dietas

Previous article

Moda para los peques

Next article

You may also like