0

Las comisiones unidas de Presupuesto y de Energía en la Cámara de Diputados aprobaron ayer, con 43 votos a favor y 17 en contra, las reformas a las leyes Federal de Presupuesto y General de Deuda Pública, que incluyen que el Estado mexicano absorba como deuda pública parte de los billonarios pasivos laborales de Pemex y la CFE.

Ello, se establece en el texto, a cambio de que ambas empresas y sus sindicatos modifiquen sus respectivos contratos colectivos y cooperen con ello en el saneamiento de sus propios endeudamientos con sus trabajadores.

No se especifica el monto de dichos pasivos laborales que asumirá la Federación como deuda pública en virtud de que primero, en el curso del próximo año, empresas y sindicatos deberán reajustar sus contratos colectivos y determinar así el porcentaje que podrán reducir de sus propios adeudos, para que sea el mismo volumen el que asuma el Estado mexicano.

A decir del diputado Juan Bueno Torio, del PAN, entre el 20 y 25 por ciento del adeudo global de 1.9 billones de pesos que tienen ambas empresas como pasivos laborales serán los que asuma el gobierno federal como deuda pública.

De ser esas las proporciones, el Estado mexicano reconocería como endeudamiento público, es decir, reduciría a Pemex y CFE sus pasivos laborales en montos de entre 380 mil y 475 mil millones de pesos, siempre y cuando las empresas y sus sindicatos, a través de las modificaciones de sus contratos colectivos, hagan un esfuerzo similar.

Inevitablemente el debate central fueron los artículos 3º y 4º transitorios, referentes, respectivamente, a que el gobierno federal asumirá “una proporción del pago de las pensiones y jubilaciones en curso” en Petróleos Mexicanos (Pemex), y la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Durante la discusión, el diputado del PRI, Ricardo Aldana, dirigente del sindicato petrolero, afirmó que ambas empresas paraestatales son parte del Presupuesto de Egresos “y por tanto ese pasivo laboral, lo quitemos o lo pongamos en un cajón diferente, de todos modos lo seguiremos pagando todos los mexicanos.

“El pasivo laboral en Pemex y la CFE no va a desparecer aunque lo pongamos en otro lado. Va a seguir existiendo y lo pagamos y lo vamos a seguir pagando todos”, subrayó.

El PRD, por conducto de su vicecoordinador Miguel Alonso Raya, exigió por su parte, “sacar esos transitorios del dictamen y crear una comisión que investigue en realidad a cuánto asciende el pasivo, porqué surgió, si hay responsables y si convertirlo en deuda pública es la única forma de hacerle frente rumbo a su solución”.

Su correligionario Carol Antonio Altamirano advirtió que el recurso fiscal para asumir el porcentaje de aquel adeudo “tendrá que salir de algún lado, y lo más obvio es que afecte en su momento a la construcción de escuelas, de hospitales, el combate a la pobreza y otros rubros prioritarios” para el desarrollo del país.

El vicecoordinador de Movimiento Ciudadano, Ricardo Mejía Berdeja, bautizó a esta disposición como “Pemexproa”, en alusión al Fobaproa que años atrás rescató a la banca privatizada, ya que aseguró, no es otra cosa que el salvamento de las paraestatales, endrogadas hasta el cuello por las corruptelas de sus dirigencias y las cúpulas sindicales que mantienen todos los mexicanos.

Celebran el 125 aniversario de Tijuana con un toque musical

Previous article

Jaime Labastida y su importancia de la poesía escrita y oral

Next article

You may also like

More in Destacado